En casa aprendo las bases

La educación de nuestros niños y niñas se logra a través de un trabajo articulado entre las Instituciones Educativas y las Familias. Algunas familias suelen confundir este rol, pensando que la responsabilidad de la educación recae en las instituciones educativas, cuando desde casa se deben forjar las bases del aprendizaje y en las escuelas, reforzarlo junto con la enseñanza de conocimientos.

Estas bases son fundamentales en la primera infancia, la cual se reconoce como una etapa del ciclo vital que inicia desde la gestación hasta los 6 años de edad, en la que se forjan las raíces tanto de habilidades intelectuales y sociales como de aspectos como la autoconfianza, autoestima, seguridad e identidad.

De acuerdo con Natalia Molina Abadía, Psicóloga del Maternal Bilingüe Tatas “el desarrollo dependerá de las experiencias vividas por los niños y niñas, el apoyo, la comprensión y el afecto recibido, es por ello, que siendo los primeros años de vida, los más importantes para el despliegue máximo de sus potencialidades, construcción del pensamiento crítico y fortalecimiento de la inteligencia emocional, la familia y la comunidad adquieren una responsabilidad significativa en la crianza y desarrollo de los niños y niñas”.

Por ejemplo, en casa, las familias pueden ofrecer pautas como aprender a saludar, ayudar a recoger los juguetes, limpiar la mesita donde se ha tomado la merienda, recoger la ropa sucia, dar las gracias, pasear la mascota, entre otras, junto con el ejemplo que les brinden, siendo un espejo de lo que ellos desean que sean sus hijos: respetando las normas de la sociedad, fortaleciendo la escucha activa, promoviendo el liderazgo, haciendo deporte, ofreciendo obras de caridad, leyendo y propendiendo por los buenos comportamientos.

“Recuerden, que como familias es vital que se involucren en el proceso de aprendizaje de sus hijos, así tendrán una garantía de éxito en la escuela y en todos los escenarios cotidianos de la vida”, menciona María Fernanda Romero, Directora de la Institución Educativa.

Así que “consideren nuestro Maternal Bilingüe Tatas como la segunda casa de sus niños y niñas, porque todos nuestros programas educativos están diseñados para ofrecer ese acompañamiento, para formar personas íntegras, críticas, intelectuales y emocionalmente equilibrados ”, precisa.